¿Tienen las bacterias un sistema inmune?

Al igual que nosotros, las bacterias también son infectadas por virus. Para defenderse de los virus, las bacterias poseen un mecanismo llamada CRISPR (clustered regularly interspaced short palindromic repeats) que en español sería repeticiones palindrómicas cortas agrupadas y regularmente interespaciadas).

Cuando los virus infectan a las bacterias, le insertan su propio material genético que contiene las instrucciones para tomar el control de la maquinaria celular y formar muchos virus. Los virus llenarán las bacterias hasta reventar.

 

Pero con CRISPR-Cas, las bacterias pueden defenderse.

La parte Cas es una enzima que funciona como unas tijeras moleculares. Las bacterias usan Cas para cortar el ADN del virus, de esta forma lo desactivan. Luego, la bacteria inserta parte del ADN viral en un área especial de su genoma. Después de sobrevivir muchas infecciones virales, la bacteria usa esta sección de su genoma como una base de datos de la policía que contiene la información de los “virus malos”. De esta forma, usando estos fragmentos virales la bacteria puede reconocer a los virus registrados si estos llegaran a atacar nuevamente. La bacteria copia estos fragmentos de virus en moléculas de ARN, cada ARN se combina con una enzima Cas, transformando estas tijeras moleculares en armas precisas de destrucción viral.

Si un virus ya registrado entra a la célula bacteriana, estas tijeras detectarán el ADN de forma específica y lo deshabilitarán.  ¡Cortándolo!

Y Así es como CRISPR-Cas es un sistema que se adapta a las infecciones, tal como nuestro sistema inmune.

CRISPR-CAS_1.png
CRISPR-CAS_2.png
CRISPR-CAS_4.png
CRISPR-CAS_3.png
CRISPR-CAS_5.png
CRISPR-CAS_6.png